viernes, 14 de diciembre de 2012

¿QUE SIGNIFICA SER UN CRISTIANO TIBIO?


¿UN CRISTIANO TIBIO?
Por Daniel Nicolás Pastore

Apostatas hubo siempre como así también siempre hubo “cristianos” tibios, ahora bien, de la misma manera que la gran apostasía tiene que ver con el final de Iglesia, de la misma manera al hablar de “cristianos” tibios estamos hablando de algo que tiene que ver con La odisea la Iglesia apostata, aquella Iglesia en la que el Señor ya no está en medio de ella sino a la puerta.

Ahora bien, hay una pregunta que cuando la respondemos bíblicamente, nos damos cuenta que es en verdad un “cristiano” tibio, por ejemplo:

¿SER TIBIO TENDRÁ QUE VER CON LA ACTITUD QUE UN VERDADERO CRISTIANO TIENE HACIA EL PECADO?
Imposible ¿saben por qué?

El verdadero cristiano es participante de la naturaleza divina mediante la regeneración, y la Biblia enseña que todo regenerado tiene una nueva relación con el pecado que no le permite pecar con impunidad.  Juan. 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Aquí no peca y no práctica no significa estar exentos de pecado, sino que la nueva naturaleza que se recibe mediante la regeneración, no nos permite pecar impunemente

¿SER TIBIO TENDRÁ QUE VER CON LA ACTITUD QUE UN VERDADERO CRISTIANO TIENE HACIA EL MUNDO? Imposible ¿saben por qué?

Porque la Biblia enseña que el que es nacido de Dios vence al mundo es decir no puede ser absorbido y corrompido por su sistema de valores, y esto lo enseña la Biblia.
1 Juan. 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
1 Juan. 5:5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el hijo de Dios?

¿SER TIBIO TENDRÁ QUE VER CON LA ACTITUD QUE UN VERDADERO CRISTIANO TIENE EN CUANTO A LA OBEDIENCIA?

Imposible ¿saben por qué?
Porque cuando un verdadero cristiano es negligente en cuidar la comunión con el Señor , y no es diligente en obedecer, la palabra de Dios enseña que Dios lo disciplina, Dios no vomita a sus hijos, si los disciplina para que participen de su santidad, disciplina que pudiera llegar hasta tener que privarlos de obtener un galardón y llevarlos al cielo.
1 Co. 11:29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.
1 Co. 11:30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.
1 Co. 11:31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

A todo lo anteriormente dicho tendríamos que agregarle la Doctrina de la Preservación que claramente hace imposible el que un verdadero cristiano sea vomitado por el Señor.
Sal. 66:9 El es quien preservó la vida a nuestra alma, y no permitió que nuestros pies resbalasen.
Una de las formas en las que Dios nos preserva para así impedir que nuestros pies resbalen es decir para impedir que nos apartemos de la verdad, una de esas formas es la disciplina, pues escrito esta:
Sal. 39:11 Con castigos por el pecado corriges al hombre, y deshaces como polilla lo más estimado de él; ciertamente vanidad es todo hombre. Selah

Y así podríamos continuar con una cantidad de razones que hacen imposible que un verdadero cristiano pudiera ser vomitado, pues el mismo Señor ha prometido que sus ovejas no perecearían jamás ni nadie las arrebataría de su mano, y por lo tanto si hay algo que aquí está muy claro que cuando el Señor habla de vomitar a ciertos individuos no puede referirse a una de sus ovejas, eso jamás.

Juan. 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,
Juan. 10:28 Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
Juan. 10:29 Mi padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi padre.
Juan. 10:30 Yo y el padre uno somos.

Por otra parte el mismo oró en Juan 17:20 por la perseverancia hasta el fin de cada una de sus ovejas.

Juan. 17:20 Más no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,

¿PERO ENTONCES QUE ES SER UN “CRISTIANO TIBIO”?
Bueno como dijimos al comienzo tiene que ver con un sistema apostata conformado con gente no regenerada, gente que se nutre y se mueve con un poder que proviene de la misma hechicería. Las palabras que el Señor les dirige son muy reveladoras de la verdadera naturaleza de este tipo de “cristianos”, veamos:

Apocalipsis 3:17 Porque tú dices: yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

Notemos que las siguientes expresiones son muy características de gran parte de la cristiandad actual:
- ¡Repita conmigo yo declaro que seré prospero!
- ¡Yo declaro que tendré salud!
- ¡Yo declaro que seré victorioso!
- ¡Lo declaro y lo decreto!
Dichas expresiones no son otras cosas que las mantras originarias de las religiones orientales, es decir son prácticas que provienen de la misma hechicería.
Estas son las expresiones de aquellos que formaran parte de la Religión Mundial Única, porque precisamente estas son prácticas de la Nueva Era.

Estas expresiones nada tienen que ver con aquellos que tienen la naturaleza divina, por haber experimentado el nuevo nacimiento.

Quienes han abrazado éstas prácticas han reemplazado:
- La oración por la visualización.
- El clamor y la suplica por la declaración positiva.
- Y el esperar en la voluntad de Dios por el decreto.

Otro elemento muy revelador para entender a que se refiere la Biblia, cuando habla de los tibios, es que esta expresión esta en medio del contexto de la Iglesia de La odisea, todos sabemos que estas iglesias existieron históricamente, pero también se sabe que cada una de esas siete iglesias corresponde a un periodo de la historia de la iglesia en particular , y precisamente La odisea representa el Sistema Apostata del tiempo final que precedería a la Segunda Venida del Nuestro Señor Jesucristo, por su pueblo escogido.
Pues la palabra Laodicea, significa en griego la costumbre o la ley del pueblo, es decir Laodicea representa a un Sistema Eclesiástico Infectado por el espíritu postmodernista que satura a esta sociedad contemporánea, es un sistema en donde predomina la intolerancia de los híper tolerantes, en donde todo está permitido excepto señalar el pecado y la apostasía.

Es un sistema conformado por mal llamados ”cristianos” que bajo un manto de amor y tolerancia cristiana cobija un aborrecimiento a la verdad, que se pone en evidencia al oponerse sistemáticamente a todos aquellos que cumpliendo con el mandato de Dios contienden por la verdad.

Es un cristianismo que no se siente compelido a juzgar la maldad, el abuso y el engaño, porque es un Cristianismo sin Cristo, es un cristianismo que se levantaría a repudiar a aquel que tomando un látigo de cuerdas limpio el templo de ladrones. Es un cristianismo que condenaría a Pablo por declarar malditos a los falsos maestros de Galacia

QUIENES FORMAN PARTE DE ESTE CRISTIANISMO, NO TIENEN LA VIDA EN DIOS. Porque esa vida es la que lleva a todo nacido de nuevo a amar la verdad y por lo tanto a defenderla, como así también, es esa vida de Dios la que lleva a repudiar a aquellos que por avaricia hacen mercadería de las almas.

Si se niegan a juzgar a los falsos maestros es porque son cómplices de ellos tienen su misma naturaleza, y cuando se niegan a juzgarlos no hacen no otra cosa que “velar” por sus propios intereses, pues cuando los absuelven en realidad se absuelven a sí mismos.

Este es el cristianismo que será fagocitado por la gran ramera, para formar parte de la Religión Mundial Única.
Y es ahí donde se cumplirá aquello de ¡te vomitare de mi boca!


DANIEL  NICOLÁS PASTORE

1 comentario:

  1. Dios nuestro Padre nos disciplina, porque somos sus hijos y al que no disciplina es bastardo no hijo. Nuestro deber como verdaderos cristianos convertidos, es cuidar la salvacion que Cristo ganò con su sangue preciosa, porque sì se puede perder(no se trata de simplemente hacer una oracion de fe y yà)es mucho màs. Dijo el Apostol Pablo que la carrera es larga y llena de dificultades. para satanas es un trofeo enviar a una alma desde la silla de una iglesia al infierno, que desde afuera de ella. Es por eso que debemos tener cuidado, porque hay mucha gente engañada pensando que el estar en una iglesia los hace cristianos. Es verdad hay que congregarnos pero afuera no debemos olvidar que somos cristianos convertidos y eso se sabe si tu estas compartiendo el mensaje del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Salvacion por la fe en Jesus el Hijo de Dios y su obra redentora.

    ResponderEliminar